Tatiana Solovieva Producciones
Tatiana Solovieva Producciones

GISELLE

 

Ballet de 2 actos

Música: Adolphe Adam

Coreografía: Jules Perrot y Jean Coralli (adaptación de Andrey Batalov)

Libreto: Théophile Gautier y Jules-Henri Vernoy

Diseño de decorado: Evgeniy Gurenko

Diseño de luces:   Alexander Soloviev

Duración 2 horas

 

 

Solistas

 

Giselle                                                            Nadezhda Schepachova / Radamaria Duminika

Albrecht Conde                                                    Konstantin Kuznetsov

Hilarión, el Guardabosques                                Anatoliy Kazatskiy

Príncipe de Curlandia                                         Bogdan Chabanyuk

Bathilde, su hija                                                   Mariana Rusu

Mirtha, reina de las Willis                                  Cristina Tipirig

Amigas de Giselle                                                Mariya Ryazantseva/Irina Lapteva

 

I acto:

En una aldea de Renania medieval, una joven campesina llamada Giselle está feliz por que su vida se ha iluminado por el amor. Ella se cree que su amor es correspondido. Inútilmente el guardabosques Hilarión, enamorado de ella, la intenta convencer de que Albrecht no es un simple campesino, sino un noble que la engaña disfrazándose.

Hilarión se introduce en la casa que alquila Albrecht en la aldea, encontrando allí la espada nobiliaria de éste.

Después de la caza los nobles y su séquito pasan por la aldea para tomar un pequeño descanso. Los campesinos los reciben atentamente.

Entre los nobles está la novia de Albrecht, Bathilde. En este momento el furioso guardabosques les enseña la espada y descubre el engaño del conde Albrecht.

Giselle se conmociona al darse cuenta del cruel engaño de su amado. Se ha roto su mundo puro y claro, su fe, sus esperanzas y deseos. Desesperada, pierde la razón y muere.

 

II acto:

Por la noche entre las tumbas del cementerio, aparecen las willis, espectros de novias, muertas antes de sus bodas: “con sus vestidos y flores nupciales... inmensamente bellas, bailan las willis iluminadas por la tenue luz de la luna. Cada vez bailan con más pasión y rapidez, porque llega a su fin el tiempo del que disponen para bailar, y tienen que volver a sus tumbas, frías como el hielo...” (H. Heine).

Las willis se encuentran con el guardabosques, quien destrozado por el sufrimiento de su culpabilidad, ha llegado a la tumba de Giselle. Siguiendo las ordenes de la implacable Mirtha, las willis introducen a Hilarión en su corro mortal, hasta hacerle morir extenuado.

Albrecht tampoco puede olvidar a Giselle y, también, se dirige hacia su tumba. Las willis en seguida le rodean, pretendiendo depararle el mismo fatal destino que al guardabosques. Pero la aparición del espectro de Giselle le protege de la furia de las willis. El amor de Giselle le salva la vida.

 

 

Próximas funciones

Versión para imprimirVersión para imprimir | Mapa del sitio
© Tatiana Solovieva Producciones S.L. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier material, sea texto, imagen o vídeo, sin previa autorización por escrito por parte de la empresa.